Home

MÉXICO, D. F., JUEVES 06 DE MARZO DE 2014.

Congestión Emocional

¿Qué tiene que ver mi cuerpo con mis emociones?

¿Existirá una relación entre lo que siento y experimento corporalmente?

 

Artículo realizado por: Beatriz Terrones Hernández, Guillermina Valadez José, Martha Ramírez Valdez, Patricia Morales Aguilar, Rebeca Olivares Rincón,


 

¡Me siento mal! Me invade la tristeza, y al mismo tiempo el odio, el rencor; es raro que me esté pasando esto, no estoy a gusto con nada, no quiero estar así, nunca he sido así, no tengo ánimo de continuar, creo que mi salud está quebrantada…

No soy feliz, tengo miedo de salir,  ¿qué me está pasando?

¡Alerta!, el cuerpo está comunicando que se encuentra en un desequilibrio emocional, es necesario  identificar las señales, atender  aquellos síntomas que no te permiten estar saludable.

Etimológicamente, el término emoción viene del latín “emotio”, que significa “movimiento o impulso”, “aquello que te mueve hacia”.

Psicológicamente, las emociones alteran la atención, al subir de nivel ciertas conductas desencadenan reacciones psicofisiológicas; que representan modos de adaptación a ciertos estímulos del individuo cuando percibe un objeto, persona, lugar, suceso o recuerdo importante.

La emoción se puede manifestar por medio de una crisis violenta y/o relajante-agradable. Las emociones se liberan por el contacto sensorial con el mundo exterior, mediante los cinco sentidos.

Algunas enfermedades  psicosomáticas son por reacciones que tiene  el cuerpo a través de lo que percibimos. Cuando te guardas tus emociones, la presión se altera; cada emoción nos origina un cambio en nuestro cerebro, segregación de dopamina, serotonina, adrenalina, etc.

IMAGEN 1

Cuando se manifiesta una emoción de coraje, la descarga de adrenalina hace que el intestino grueso se contraiga, afectando con ello la digestión. Los síntomas de desequilibrio emocional son: Dolor de espalda, cuello, estómago, cabeza o presión alta.

Podemos ejemplificar que las enfermedades existen en la misma dimensión que los seres humanos, esto quiere decir que hay tantas enfermedades como personas en el mundo.

Mis pensamientos son la causa de mis reacciones, porque así fueron aceptados desde un inicio, por no saber el funcionamiento de mi cuerpo y mente, existiendo una reacción en cadena; una vez que se esparce, el cuerpo enferma o permanece por mucho tiempo en ese mismo estado, a causa de eventos registrados en el pasado, se desvanecerán en el momento en que se decida cambiar.

Asimismo, nuestra mente controla nuestro cuerpo y la queja predomina en nuestras vidas.

 

El Sistema Nervioso Autónomo regula la acción involuntaria, en sitios como los intestinos, el corazón y las glándulas, distribución del flujo sanguíneo, la regulación de la presión arterial, la regulación del volumen y la composición del fluido extracelular.

Este sistema responde muy rápido, de manera eficiente y continua a los cambios internos o externos que pueden perturbar la homeostasis corporal.

Nuestro cuerpo responde a la manera de como siente, intuye, percibe, piensa y actúa.  Esto es, conexión mente y cuerpo.

IMAGEN 2

Existen herramientas que pueden ayudar a mantener las emociones equilibradamente. Ayudan a tener una comunicación saludable entre el cuerpo y los pensamientos, dando paso a que las emociones  fluyan, al comprender los sentimientos propios y de quienes a nuestro alrededor, toleran presiones y frustraciones; así como también la percepción e intuición del exterior.

“Cuando te congestiones, relaciona lo que estas experimentado en tu vida cotidiana con aquellos síntomas. Luego puedes preguntarte si será verdad que todo tiene ese carácter tan confuso. Descansa tu mente y al poco tiempo descubrirás que no era para tanto y además tu congestión desaparecerá”.

(Patricia González – Coach)

“Tómate un tiempo para escuchar las palabras que dices. Si te escuchas decir algo tres veces, escríbelo: se te ha convertido en pauta. Al final de la semana mira la lista y verás cómo tus palabras se conforman a tus experiencias. Decídete a cambiar tus palabras y pensamientos, observa cómo cambia tu vida. La forma de controlar nuestra propia vida es controlar nuestra elección de palabras y pensamientos. Nadie piensa en tu mente sino tú”.

(Louise L. Hay – “Sana Tu Cuerpo”)

“Ni tus propios enemigos te hacen tanto daño, como tus propios pensamientos”- Buda

 

Información recopilada de la conferencia “CONGESTION EMOCIONAL”, impartida por Ramiro Sandoval Reyes, Especialista en Desarrollo Humano, conferencista transformacional, Capacitador en planes de mercado, Asesor en Medicina Biofísica y Escritor, presentada el pasado jueves 06 de marzo de 2014 en la Universidad del Valle de México Campus Roma, ante la presencia de alumnos de la Licenciatura de Administración, como parte de las exposiciones del Seminario de Temas Actuales I, impartido por la Profesora María Gutiérrez Aguilar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s