Home

México, D. F., a 16 de noviembre de 2013.

¡Impúlsate y usa el dinero a tu favor!

¿Estamos dónde queremos estar? ¿Es lo que pudimos hacer o es lo que nos impusieron?

Artículo realizado por Fernando Ávila Salazar, Luis Alberto García Martínez y Cinthya Margarita López Xolalpa.

 Foto de ponente para CV

El patrón de vida habitual en la sociedad es buscar la solución de necesidades de corto o mediano plazo, utilizando herramientas como una carrera profesional o un empleo. Buscamos resolver el tema financiero de forma “aceptable” durante un periodo de tiempo limitado. Sin embargo, en un alto porcentaje no resuelve de forma definitiva la necesidad constante de ingresos de dinero en la vida de las personas, por lo cual, al terminarse ese período de tiempo se encuentran peor que al inicio: con necesidades financieras por satisfacer, las cuales por la edad y situaciones familiares habitualmente son mayores y sin una fuente estable de ingresos debido a una posible vejez, enfermedad o retiro.

Precisamente de aquí surge la necesidad del tema: la importancia de impulsarse como emprendedor y encontrar la libertad financiera, de iniciar un negocio, pero también de tener un empleo simultáneamente por cierto tiempo, para poder cubrir diferentes gastos.

Este tipo de pensamiento tiene que ver mucho con la cultura desarrollada a lo largo de nuestra vida porque, verdaderamente, nadie nos enseña a ser emprendedor de un negocio y depende de dos distintos patrones:

–          95% de la población seguirá el patrón general de estudiar. Finalizando la carrera, comenzarán a laborar y se quedarán en una empresa hasta la hora del retiro.

–          El 5% restante elegirán abrir un negocio, aceptando y conllevando los riesgos que implica un negocio propio.

Es interesante observar que, la calidad que vida que nos gustaría tener, la vamos a disfrutar del ingreso de los negocios, pero debemos estimular el hábito de organizar y desarrollar planes a futuro sobre esa calidad de vida. Y debemos ver nuestro negocio como un activo… no como tradicionalmente se cree que un activo es nuestra casa o automóvil, por ejemplo.

Existe un pequeño diagrama llamado “Cuadrante del flujo de dinero” que nos muestra de manera general un panorama que nos ayuda a observar ciertas características de cuatro diferentes segmentos del trabajo: el empleado, el auto-empleado, el dueño de un negocio y el inversionista.

El empleo es el lugar donde se encuentra el 90% de la población mundial. La desventaja es que no podemos decidir directamente sobre nuestro salario o sobre la seguridad del entorno, es decir, debemos ajustarnos a lo que la empresa nos ofrezca.

Un auto-empleado es comúnmente llamado el emprendedor tradicional pero sigue siendo “esclavo” de su trabajo. Si trabaja más, gana más. Si no trabaja, no gana. Y no deja de tener jefes (al igual que un empleado): sus clientes.

El dueño se distingue en la manera de buscar libertad para sí mismo y su negocio. Además requiere de otras habilidades que los dos primeros no poseen o no logran desarrollar, como liderazgo, negociación, conocimiento del flujo del dinero y el hecho de manejar personas más inteligentes (emocionalmente) que ellos mismos.

Para comprender mejor el último segmento, debemos conocer que el manejo y uso del dinero tiene un costo: una tasa de interés. Y la ganancia obtenida de ello es la utilidad.

Un inversionista busca crear dinero con dinero de otros. Posee otras habilidades mejor desarrolladas para la resolución de problemas, tiene una inteligencia emocional muy alta, capaz de manejar a sus colaboradores y comprende la importancia de saber manejar los pasivos. Debe volverse un “maestro” en el área fiscal, legal y ventas, fija estrategias de entrada y salida del negocio y logra hacer la distinción que los negocios no son “su pasión”: los negocios son negocios.

Tanto Dueños como Inversionistas desarrollan estrategias de apalancamiento como las siguientes:

–          Usa el dinero de otras personas como inversión.

–          Usa el tiempo de otras personas para realizar trabajo.

–          Utiliza las ideas de otras personas para emprender negocios.

–          Aprovecha las relaciones de otras personas para un mejor desarrollo.

–          Utiliza el conocimiento de otras personas para ponerlo en práctica con ideas propias.

En general, estos son ideales para cualquier emprendedor. Al utilizar cualquiera de estos enunciados como principios, la persona se convierte en un auténtico emprendedor. Pero, también, lo ideal es cursar dos carreras: una para desarrollo propio y una para el uso del dinero.

Ser emprendedor requiere de puntos primordiales para un mejor trayecto hacia la libertad financiera:

–          Educación financiera: ayudará a comprender los números, las bajas y el porqué de cada movimiento realizado, así como inversiones y desarrollos estratégicos que permitan el crecimiento.

–          Rodearse de personas que ya alcanzaron la libertad financiera o que están en camino. Aprender de estas personas deja de lado la prueba y el error porque se adquieren los conocimientos en base a experiencia “ajena”.

–          Posponer la gratificación: es muy fácil que lo que ya tenemos ganado (en dinero), lo gastemos en el momento, como una recompensa a nuestro esfuerzo, pero debemos hacer un esfuerzo para guardar ese dinero y utilizarlo para algo que verdaderamente necesitemos.

–          Ser flexible en cuanto al éxito. No es necesario que nos pongamos duros con nosotros mismos. Dando pequeños pasos, pero firmes, comprendemos que el éxito no es una constante: es un sube y baja, va y viene de muchos aspectos que abarcan incluso nuestra vida personal.

–          Poder del pensamiento positivo: mantenerse con actitud y pensamientos positivos definitivamente mejora incluso el clima del entorno. Por el contrario, el pensamiento negativo aumenta la posibilidad de fallas.

–          Confiar en uno mismo, en los procesos y en la dinámica de movimiento.

–          Búsqueda de verdaderos mentores: los mentores son personas que ya dominan el tema o que ya realizaron el proceso que estamos por vivir. Un mentor no es un autor, si es que queremos basarnos en un libro; un autor inspira. Un mentor no solamente posee los conocimientos teóricos, sino que ya ha vivido lo suficiente como para transmitirlo de manera positiva. Se pueden obtener las bases en cursos y entrenamientos pero lo importante es llevarlo a cabo, aceptando los riesgos que puede tener.

Un emprendedor requiere desarrollo constante y crecimiento personal,  principalmente habilidades personales, no profesionales, como la autoestima e inteligencia emocional y eso es decisión personal. La elección de desarrollar las habilidades nos distinguirá del 95% de la población mundial y te ayudará a alcanzar tus sueños como emprendedor y la libertad financiera como tal.

 Fotograf+¡a principal

Osvaldo Ramírez Hernández, nos explica la importancia del emprendimiento que nos ayude a lograr una libertad financiera y una calidad de vida excelente, mediante ingresos de negocios propios. Es licenciado en Negocios Internacionales por el Instituto Tecnológico de Monterrey. A sus 18 años fue Director de Operaciones de AdCity México, empresa dedicada a publicidad “rodante”.

En 2003 fue contratado como Director Comercial de la firma consultora Advanced Systems & Consulting, empresa enfocada a reingeniería de procesos y organizadora de exposiciones y ferias comerciales, logrando multiplicar más de 25 veces la inversión inicial. En 2007 funda el portal de negocios, inteligencia y educación financiera “Escuela de Negocios Be Rich México, que es un sitio obligado donde personas en búsqueda de libertad financiera, emprendedores, micro y medianas empresas acuden para informarse, establecer redes de negocios y mantenerse al día en situaciones económico-financieras. Actualmente tiene 32 años y es empresario, inversionista, columnista y consultor en inteligencia financiera. Adora compartir su pasión por el emprendimiento de negocios propios y hablar en público como orador.

Participación de los asistentes a la conferencia “Emprendimiento y Libertad Financiera, presentada en el auditorio de la Universidad del Valle de México Campus Roma el 16 de noviembre de 2013.

Fuentes de información y referencias bibliográficas del ponente:

  • Padre rico, padre pobre. Robert Kiyosaki. Editorial Aguilar.
  • El cuadrante del flujo del dinero. Robert Kiyosaki. Editorial Aguilar.
  • Guía para invertir. Robert Kiyosaki. Editorial Aguilar.

Ligas de promocionales de Facebook.

https://www.facebook.com/photo.php?fbid=3615693486319&set=a.1634946168874.47910.1693292038&type=1&theater

https://www.facebook.com/photo.php?fbid=3561657935464&set=a.1634946168874.47910.1693292038&type=3&theater

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s